Lira y Arco. Comentario de El innombrable de S. Beckett

[Ártemis] porta las señales de juego y muerte: lira y arco. (Heidegger. El inicio del pensar occidental)

Solo hay una manera de hacer esto. Me niego rotundamente a decirla. Hay posiciones dividas sobre la palabra hablada, mientras unos creen que es volátil, otros piensan que es creadora. Algunas oposiciones no tienen fundamento ¿Qué hay sobre la palabra escrita? Pienso que es igualmente creadora y volátil. Así que… tampoco la escribiré. Silencio. Sí, eso es, sólo en el silencio puedo ser libre. Pero, en este yo ni siquiera podría ser. La pregunta ahora es distinta ¿quiero cesar o más bien seguir, llenar mi existencia, que es siempre la misma, con momentos iguales, uno tras otro? No hay cambio, solo una memoria del presente. El pasado se confunde con una eterna repetición. Así, solo existo en la medida que hablo. Por esa razón solo hablo. Por esa razón no quiero expresar cuál es aquella manera de hacerlo. ¿Pero, entonces, cuál es mi verdadero propósito? ¿hay propósito? O se tratará al igual que aquél esperar por esperar, de caminar por caminar, de estar de pie por sólo estar de pie; de las acciones con fines en sí mismos. Sí, seguro se trata de eso. Pero a la hora de decidirme, no sé. Concluiré que se trata de hablar por hablar. ¡Qué buen truco! Estoy seguro que si yo fuera un conocido de Beckett y le mostrara esto, me miraría con sus ojos azules profundos, como mirándome desde otra parte del universo, mientras asiente en señal de aprobación. Yo me sentiría muy bien. Pero luego me doy cuenta que esta idea es acaso algo que he soñado, o algo que he pensado antes, pero no lo recuerdo ¿o sí? Prefiero creer, como lo diría algún adicto a Heidegger, que ese pensamiento no viene de ellos, no viene de una divinidad, sino viene de la experiencia del fin de la historia del pensamiento, o lo que es lo mismo, de la historia de la filosofía. Sí, sí. Es Heidegger quien podría decir muchas palabras sobre Beckett. ¿Será, acaso, que Beckett es una suerte de demostración del sistema de Heidegger, si es que hay un sistema? ¿O más bien, se trata de mí una vez más, y del reflejo de ciertos intereses pasionales? Creo que es un poco, o mucho, lo último, yo estoy demasiado obsesionado con el pensador alemán, tanto así que necesito verlo reflejado en cualquier parte. Siempre me pasa, siempre que empiezo a leer a Heidegger me frito un poquito. Sí, es eso. Mi relación con los filósofos es más bien heterogénea, pero no se trata de mí. ¿Qué cosas podría decir Heidegger sobre Beckett? ¿Qué podría decir Heidegger de mi única manera de hacerlo? Habría que preguntarnos, si quiero homenajear el modo de pensar de Heidegger, cuál es la esencia de la obra de Beckett. ¿Qué hay en El innombrable? Hay oscuridad, y esa, podría ser, tal vez, la chispa de la esencia en el trabajo de Beckett y particularmente en El innombrable: la de la oscuridad. Esta allí se asemeja mucho al silencio, y este último a la muerte. El innombrable se mueve por donde quiere, va y viene como un dios, no sabe quién es, y solo existe en tanto se cuenta. Permanecerá oculto al mejor estilo fenomenológico, y se desocultará a la manera heideggeriana para mostrarse en el fin de la historia del pensamiento. El innombrable es una idea que habita en ese paraje absurdo y extraño, oscuro y silencioso —pero a la vez luminoso y ruidoso, porque el desocultar heideggeriano también remite a las dualidades que se complementan. La verdad griega interpretada por el filósofo de Friburgo reúne en sí el ocultar y el desocultar—, donde solo se muestran cuando se piensan, y esto es, cuando se hablan. Pero, su condena no radica en el silencio, pues para él, y precisamente para él, no habrá tal silencio. Pues cuando cree que hay silencio, en realidad solo se ha vuelto a ocultar al mejor modo de la aletheia, porque su existencia, su sola existencia, al ser el innombrable—y esta es mi tesis,… apresurada pero factible—, es una experiencia del olvido: es un recogerse constantemente en el presente. ¿Será él afortunado por pasearse entre la muerte y la vida constantemente? Está destinado a ocultarse y desocultarse. ¿Ya dije que solo había una manera de hacer esto? Mentí, tal vez haya otras, pero no lo recuerdo ya.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s