Yo no escribo poemas.

No hay nada.

Nada. Mi mente está vacía.

Estoy vacío.

 

Vacuo,

Aislado.

Culto a la angustia.

Ido. Mucho.

O.

 

Nada.

No amarres

A tu cuello un albatros, como el viejo marinero de Coledridge, ¿o será

Del

Alma?

 

**

Qué sopor más oscuro este que siento sobre mis ojos.

Me pierdo por ahí,

Me hallo por allá.

Lejos, demasiado lejos de mí.

Allá también sentía sopor,

Pero no semejante a este del alma.

 

«Qué calor hará sin vos»,

dice Spinetta.

(Recuerdo haber dedicado Cementerio Club a la niña con la que me besé por primera vez cuando tenía 16 años)

…Qué dolor ya hace sin ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s