Lidiar consigo mismo

¿Por qué todas las historias que me gustan empiezan con gente que sueña?

Bueno, yo no sueño. No pasa seguido: ni despierto, ni dormido. Nunca sueño. A cambio de soñar siempre tengo una imagen de mí mismo bastante falsa, una fabricación ilusoria de lo que creo que soy; y a pesar de ser algo más, esta sueña, siente y piensa.
Con esto dicho:

Soñé que me perdía entre la selva y no la montaña. Sentía el calor del camino, sentía el sudor y la sensación de frescura que generaba en mis brazos. Tal vez era porque tenía fiebre antes de dormirme; pero, soñé. Soñé con palmeras y no con frailejones. Soñé con un mar, y no con lagunas ocultas entre las nubes. Soñé.

Eso es suficiente para convencerme de lo que sea que quiera convencerme yo mismo. O, lo que la imagen fabricada que tengo de mí mismo quiera convencerme, incluso cuando la imagen ni siquiera exista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s